Make your own free website on Tripod.com

REPORTAJE


A finales de los 70 llegó a España un chaval argentino muy atrevido lleno de glamour y de rock'n'roll. Él mismo sin querer empezó a escribir la historia del rock hispano junto a unos chavales que no creían posible, entonces, que el rock'n'roll en castellano fuera posible. Entre trago argentino y trago español nació "Tequila", ahí empezó todo. Hablamos con él de su vida y de su nuevo disco: "Hablando solo".

Texto: Rafa Gutiérrez
De la revista "Beat & Bit"


-¿Cómo viste a España musicalmente con respecto a Argentina cuando llegaste?

Más o menos por el 76 en Argentina se acabó el monopolio musical de los grupos de rock sinfónico y empezaron a florecer las bandas de rock'n'roll, de las que yo me traje la influencia a España. Allí había bandas de barrio y músicos más mayores que volvieron al rock'n'roll, grupos como Avalancha, Polifemo. En España había grupos sinfónicos pero que de repente, entre canción y canción tocaban "Johnny B. Good" en inglés, eso yo no lo entendía muy bien. Había una discoteca de rock en Madrid llamada M.M que fue donde conocí a Felipe y a Julián, era la época de Ñu, Asfalto, Unión Pacific, Bioque, etc. Un poco más tarde empezó a surgir algo nuevo, grupos como el nuestro, Tequila, Ramoncín, grupos más frescos, de gente más joven. Como siempre había gente que tocaba muy bien, pero que no tenían "onda", y gente que la tenía pero no tocaba muy bien; entonces ocurría que para un músico como yo, al que no gustan los tecnicismos ni los clichés, los patrones ni los múscios viciados, era difícil encontrar gente muy preparada técnicamente, pero a la vez joven. Aún me ocurre.

-Recuerdo que cuando nos conocimos, allá por el 76 o 77 (somos de la misma edad además), me sorprendió mucho tu técnica tan depurada y tan brillante de rock'n'roll, tocando con aquella guitarra Gibson LesPaul DeLuxe (en esa época no era común ver de cerca instrumentos de primeras marcas), ¿aún la tienes?

¡No! me la robaron en la época de Tequila, era divina. Hablando de la técnica te diré que tuve muy poca constancia en los estudios musicales y piqué un poco de todo. Por un lado escuchaba a los "Rolling Stones" y sacaba los riffs de Keith Richards, de Mick Taylor y de Ron Wood y por otro lado había dado algunas clases con un profesor de jazz que me pasó escalas. Me gustaba mucho Carlos Santana con lo que siempre la cosa latina estaba cercana. Esto era el principio, y bueno, a partir de ahí han pasado tantas cosas. Vinieron Police, que le dieron un cambio a todos los instrumentos porque el bajo tomó otro lugar en la música después de ellos. Las guitarras... yo siempre descubro cuando un guitarrista es pos-Police o pre-Police, presonalmente prefiero tocar con músicos pre-Police.

-Siempre has mantenido un sonido muy particular, limpio, sencillo, sin efectos.

A mí el sonido que más me gusta es el de la guitarra desenchufada, entonces lo que procuro es tener un ampli que sea lo más noble, quiero decir, que refleje con la máxima nobleza el matiz que yo le doy a la guitarra. Es un sonido primitivo, pero a mí me da mucha facilidad para la interpretación, es como la voz, natural.

-¿Es porque dependes más de "los dedos", de ti mismo, que de lo que no sale de ti?

Exactamente. No me gusta que lo que hay entre el ampli y mi guitarra varíe o modifique "mis" sonidos, lo que estoy tocando. Todo depende de mis dedos y mi púa. También es como el pez que se muerde la cola, yo desarrollé esta técnica porque nunca usaba efectos..

-¿Por qué fue una revolución Tequila?

Yo creo que le metimos alegría al rock, humor y alegría. El rock'n'roll en España, hasta entonces, era muy serio, era "barbudo" (ja, ja), era mucho protesta social y esas cosas, todo era underground, nosotros también lo fuimos durante un par de años hasta que finalmente nos hicimos más populares.

-Después hiciste aquellos dos discos en solitario.

Sí, que por cierto ahora los han reeditado en CD. Después de Tequila hice la producción de Los Pistones, con Peter McName (había producido a Tequila). Nos fue muy bien en cuanto a éxito y en cuanto a "rollo", así que me dijo que porque no habría de salir igual de bien conmigo y con los temas que tenía compuestos entonces. Fue lo que animó, aunque acabé un poco traumatizado cuando lo acabamos, nunca lo he escuchado con placer por la producción, es tremenda, es un disco que suena "muy raro" y que grabé en Londres con músicos que me traían a un casting, gente que no conocía de nada, no nos entendíamos muy bien. Con el tiempo en contra y con un presupuesto cerrado no se trabaja a gusto, además se ha había pasado un detalle importante, era la primera vez que cantaba, y creeme, no es tan fácil.

-Ahora ha sido diferente con los Attraction, supongo.

Claro, ha sido todo lo contrario, los temas, al llevarlos al estudio, cambiaron mucho, el productor ha sido fantástico, es como si hiciera la mejor fotografía de lo que tú estás haciendo, el mejor momento, la mejor iluminación... No es nada pretencioso y tiene un gran oído, se tiraba horas colocando el micro en su sitio. Ha grabado con los Stones, Bob Dylan, Cliff Richards, The Clash. Estuvimos en un rancho-estudio en Francia, sólo los que teníamos que estar y hubo mucha magia. El estudio tiene una sala enorme para grabar en directo, pero hecha para "grupo" no para clásico".

-¿Cómo fuiste componiendo los temas?, me parecen una especie de repaso de lo que a ti más te gusta, rythm'n'blues, soul, rock'n'roll...

Sí, un poco de soul, New Orleans, a mí me gustan los artistas que son un poco homogéneos en cuanto a sonidos y producción, pero yo no soy así, cada día compongo temas que no tienen nada que ver el uno con el otro, la única constante en este disco es mi voz, mi guitarra y los Attraction, lo demás es diferente en cada tema, patrones, producción, etc. Eso es el estilo propio.

-Suena mucho a directo el disco

Sí, hay temas que prácticamente están grabados así, todos a la vez, con algún recording que otro. Tocamos todos juntos, buscamos mucho el "sonido" de cada tema, pensando en que todo lo que estás tocando es muy probable que quede definitivamente, hay, a lo mejor, algún tema que lo dejé porque simplemente me gustó lo que hizo el teclista o el batería, cosas irrepetibles. Creo que en la música hay que capturar el momento y esos momentos, simplemente, hay que crearlos.

-¿Tú también crees que una canción no está acabada cuando la has grabado?

Claro, sólo es el embrión de lo que luego va a pasar con esa canción cada vez que la toques. Sabes que hay que tocar cuatro minutos de música y cada vez es la primera vez que la tocas. Importan los patrones para cambiar todos los acordes a la vez, pero... ¿qué más?.

- ¿Te sientes muy realizado entonces con tu último disco "Hablando solo"?

La verdad es que sí, estoy muy contento, la venta va bien, depende de con qué lo compares. La gente, por supuesto, sabe que soy de Los Rodríguez, pero no me conocen en solitario, así que la cosa va lenta, como con recelo, pero llevamos treinta mil y para un artista "nuevo" es un éxito. Lo que generalmente ocurre es que cuando un grupo se separa, por lógica, al cantantele puede ir bien, pero el resto del grupo lo tiene más complicado. A mí lo que me interesa, más que nada, es desarrollar una carrera, tocar en directo y poder seguir haciendo lo que me gusta.


VOLVER A PAGINA DE FRASES Y REPORTAJES
IR A PAGINA PRINCIPAL